Un modelo de oración

0
43

Mateo 6.5-10

¿Son sus conversaciones con Dios, por lo general, una lista de necesidades? Si bien, hacer peticiones es normal, la oración es un tiempo para enfocarse en el Señor en amor y adoración. Al orar a nuestro Padre celestial, debemos considerar tres aspectos que el pasaje de hoy indica que son importantes para Él: su nombre, reino y voluntad (Mt 6.9, 10).

Santificado sea tu nombre. Aunque sabemos que al orar debemos honrar y exaltar a Dios, en ocasiones nuestras oraciones pueden volverse egocéntricas. Lo cual puede convertirse en un problema en la oración pública si tratamos de exaltarnos a los ojos de los demás. Pero también puede suceder en privado cuando nos centramos solo en lo que queremos que Dios haga.

Venga tu reino. Orar por la venida del reino de Dios significa poner nuestra esperanza en el futuro reino de Cristo, mientras nos sometemos a su soberanía en el presente.

Hágase tu voluntad. Por mucho que queramos que el Señor responda a nuestras oraciones de la manera que deseamos, toda petición debe someterse a la voluntad de Dios. Es una manera de reconocer que su camino siempre es el mejor.

La próxima vez que ore, esté dispuesto a considerar la grandeza del Señor, a exaltarlo y a someterse humildemente a lo que Él disponga.

Biblia en un año: Génesis 32-35

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here