Superando la esterilidad

0
35

En 1 Samuel 1:10–11 dice:
Ella, muy angustiada, oraba al Señor y lloraba amargamente. E hizo voto y dijo: Oh Señor de los ejércitos, si tú te dignas mirar la aflicción de tu sierva, te acuerdas de mí y no te olvidas de tu sierva, sino que das un hijo a tu sierva, yo lo dedicaré al Señor por todos los días de su vida y nunca pasará navaja sobre su cabeza. (LBLA)

Estas palabras fueron escritas sobre Ana, quien era estéril. Pero Dios contestó su oración al darle un hijo, y él llegó a ser uno de las figuras más prominentes de la historia bíblica: Samuel.

Quizás haya algún área “estéril” en su vida y, como Ana que fue atormentada por su adversario, también le suceda a usted. La oración puede cambiar las cosas. Sucedió en la vida de Ana, y puede suceder en la suya. Pero hay algunas cosas sobre la oración de Ana que necesitamos considerar:

  • La oración de Ana no fue casual. Realmente la oró desde lo profundo de su corazón. La mayoría de nuestras oraciones son muy superficiales. Solamente las oraciones que vienen de nuestro interior reciben la atención de Dios. Santiago 5:16 declara que “la oración del justo es poderosa y eficaz”.
  • La oración de Ana fue específica. Ella pidió por un varón. La mayoría de nuestras oraciones son demasiado generales. No tenga miedo de pedir específicamente.
  • Ana quería que la respuesta a su oración glorificara a Dios. Su hijo sería dedicado al servicio de Dios. Cuando nuestras oraciones llevan el propósito de glorificar a Dios, hemos avanzado a un nivel más alto.

Si está experimentando algún tipo de esterilidad en algún área de su vida, ore. Y deje que sus oraciones vengan de lo profundo de su corazón, y para la gloria de Dios.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here