La voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta

0
480

No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. —Romanos 12:2

Habrá momentos en nuestras vidas en los que Dios nos pida que hagamos algo que no entendemos o con lo que no estamos de acuerdo. Cuando haces esto, es porque Él tiene algo bueno en mente para nosotros. Sus caminos son más elevados que los nuestros, y Su voluntad siempre es la mejor.

Cuando Dios nos pide que hagamos algo contrario a nuestra voluntad, podemos recordar las palabras de Jesús: “No se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42). Estas palabras no son fáciles de orar, pero siempre pagan grandes dividendos en nuestras vidas. Cuando queremos algo, normalmente no lo abandonamos fácilmente. Se necesita mucha confianza y quebrantamiento para llevarnos al lugar donde estamos dispuestos a decir, como Jesús, que no se haga mi voluntad, sino siempre la Tuya.

La conclusión es que Dios tiene un gran plan para nuestra vida, pero ese plan requiere que lo sigamos incondicionalmente. Es posible que te pida que regales cosas de las que no quiere separarte. Es posible que te pida que vayas a lugares, que hagas cosas o que trates con personas que te resulten difíciles. Es posible que te pida que te quedes callado en algunas situaciones y que hables en otras. Pero cualquier cosa que Dios te pida, hazlo y consuélate sabiendo que tu obediencia te acerca a Él.

Toma la decisión de anteponer siempre la voluntad de Dios a la tuya.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here