El amor romántico, la nueva religión

0
76
Poster película "Titanic"

La nueva religión que gana adeptos entre los más jóvenes, incluso entre los jóvenes cristianos, es la religión del amor romántico. 

Se confunde frecuentemente el enamoramiento con lo divino, cuando no es más que una sobredosis de oxitocina.

Antes, cuando el ser humano quería encontrar significado, transcendencia y pertenencia, lo buscaba en la experiencia de Dios, pero hoy toda una generación busca estas realidades en la experiencia del amor romántico.

Presta atención a la letra de las canciones, al argumento de las novelas y los videoclips, a las conversaciones de los adolescentes y a sus post en Instagram… Y no tardarás en darte cuenta de que el romance es su Evangelio, encontrar el amor de su vida es su Fe.

Dios ha sido sustituido en la vida de millones de jóvenes por eso que llaman su ‘alma gemela’. Una persona que designan como su salvadora personal, sobre la cual depositan la gran expectativa de que le dé sentido a su existencia. Lo convierten en su mesías sin pedirle permiso.

De hecho, cuando les oyes hablar de las expectativas hacia su ‘alma gemela’, lo hacen con un fervor religioso más desconcertante que el de un talibán. “¡Me completará!”, gritan estos fanáticos antes de inmolarse.

Pero la cruda realidad es que no hay ser humano que pueda soportar tal presión de expectativa.  Nadie puede completarte.

¿Por qué? Porque no puedes buscar que alguien provea a tu alma de aquello que solo Dios puede darte.

Decepcionante.

Dios es amor, pero el amor no es Dios.
Así de claro.

De hecho, cuando conviertes el amor en tu Dios, terminas decepcionado. Al fin y al cabo, el amor romántico no es es eterno, pero Dios sí lo es.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here