Descubriendo nuestro potencial oculto

0
90

Muchos de nosotros simplemente rayamos la superficie de lo que podemos y debemos ser en la vida. Hasta que desbloqueemos nuestro potencial, realmente estamos innecesariamente en desventaja. Nuestro potencial está enraizado en cómo funcionamos. Todo lo que naturalmente poseemos es nuestro potencial, es lo que deberíamos usar para cumplir con nuestro propósito de vida.

Una de las tragedias más grandes es estar vivo pero no experimentar la vida con la plenitud de nuestras habilidades dadas por Dios.

La vida es más que existir; es estar haciendo una diferencia en las vidas de otros. La vida tiene significado y propósito y el propósito de Dios para nuestras vidas es lo que da sentido a nuestro potencial y la existencia.

Una vida sin propósito no tiene un verdadero significado y conduce a una existencia de frustración a pesar de que uno pueda alcanzar el éxito de acuerdo con el estándar mundial. Por ejemplo, Moisés era una persona así. A pesar de que fue criado en la casa de Faraón, rey de Egipto, con toda la riqueza de Egipto a su disposición, Moisés se sentía insatisfecho con su vida. No fue hasta que descubrió su verdadera identidad que él también descubrió su propósito como un libertador del pueblo hebreo.

Por la fe, cuando Moisés creció rechazó los honores de ser llamado nieto del faraón. Moisés decidió no disfrutar los placeres pasajeros del pecado; al contrario, decidió sufrir junto al pueblo de Dios. Prefirió sufrir por el Mesías que tener todos los tesoros de Egipto porque estaba esperando la recompensa de Dios. Por la fe, Moisés salió de Egipto sin temer al enojo del rey. Siguió firme como si estuviera viendo al Dios invisible. Por la fe, Moisés preparó el día de la Pascua. Puso sangre en las puertas de las casas para que el ángel de la muerte no matara a los hijos mayores de los israelitas. Por la fe, el pueblo que seguía a Moisés atravesó el mar Rojo como si fuera tierra firme. Los egipcios en cambio trataron de hacer lo mismo, pero se ahogaron.Hebreos 11:24-29 PDT

Nuestra satisfacción en la vida proviene de ser lo que hemos nacido para ser y hacer lo que hemos nacido para hacer. Cualquier otra cosa nos aprisiona a una mentalidad promedio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here