Convierta los deseos en oración

0
124

«Hermanos, el deseo de mi corazón y mi oración a Dios por ellos es para su salvación.» Romanos 10:1 (LBLA)

Es importante orar para que las personas se salven. De hecho, quiero que se fije en cómo Pablo convirtió su deseo en oración.

Creo que, si le preguntáramos a cualquier creyente: “¿Desea que su familia sea salva?”, ellos dirían que sí. O, si le preguntáramos: “¿Desea que sus amigos sean salvos?”, ellos contestarían que sí. O, “¿Desea que sus compañeros de trabajo sean salvos?”, y ellos responderían que sí.

Bueno, pues eso está muy bien, pero no es suficiente. Su deseo debe convertirse en una oración. No es suficiente con tan solo tener el deseo de que sean salvos. El deseo se tiene que traducir en una oración. Una oración para que puedan ser salvos.

Está bien orar generalmente, pero es mejor orar específicamente. Le animo a que haga una lista de cada persona que usted conoce que aún no es salva. Comience por sus relaciones interpersonales más cercanas. Haga una lista de familiares, amigos y compañeros que sabe que no son salvos, y después haga lo mejor que pueda para orar por esas personas de su lista todos los días.

La mayoría de los cristianos realmente desean que las personas sean salvas, pero no todos los cristianos oran por la salvación de sus seres queridos. Y menos son los que oran por la salvación de sus compañeros de trabajo.

Comience hoy a convertir su deseo por las personas que conoce que no son salvas en una oración para su salvación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here