¿Cómo tener amor propio?

0
568

¿Sabía que tú y yo tenemos que aprender a lidiar por separado de quienes somos a lo que hacemos? El hecho es que yo no hago todo bien todo el tiempo, pero eso no afecta el quién soy. Sé que soy amada y que sigo siendo una buena persona. He cometido errores en mi vida, y estoy segura de que cometeré errores en el futuro, pero todavía me quiero.

Si te quieres a ti mismo, incluso aunque otros no, tú lo lograrás. Cuando empiezas a quererte, otras personas también te querrán. quererte a ti mismo no significa que estés lleno de orgullo; simplemente significa que te aceptas como la persona que Dios creó para que lo seas. Todos necesitamos cambios en nuestro comportamiento, pero aceptarnos a nosotros mismos como la creación de Dios es vital para nuestro progreso al convertirnos en una persona emocionalmente sana. Si podemos dominar esta única cosa, que nos queramos a nosotros mismos, funcionará de maravilla al ayudarnos a superar una naturaleza basada en la vergüenza. Déjame explicarte lo que quiero decir.

Mucha gente vive bajo lo que yo llamo la maldición del fracaso. Ellos nunca pueden hacer nada de lo que se proponen hacer. Siempre están fallando, siempre ensuciándose, siempre decepcionados, desanimados y deprimidos. No les gusta quienes son porque han adoptado una naturaleza basada en la vergüenza.

Durante mucho tiempo no me gustó mi personalidad, y como mi personalidad es quien soy, no me quería. No me gustaba ser tan atrevida y directa como lo soy yo. No quería ser tan directa y franca. Yo quería ser como una de mis amigas. Ella tenía el don de ser dulce, amable y gentil. Lo que no me di cuenta es que ella nació así, y yo no. Como no me gustaba mi personalidad y quién era, intenté cambiar. Yo quería ser más como mi amiga Traté de ser la mujer perfecta, la esposa y madre ideal que cultivaba sus propios tomates y los conservaba, que hacia mermelada, la que cosía la ropa de su familia y así sucesivamente.

No funcionó. Era la vieja historia de intentar meter la clavija redonda en el agujero cuadrado. Solo estaba tratando de ser algo que no era. Finalmente, tuve que aprender a aceptarme tal como era y dejar de lado la idea de ser como alguien más. Empecé a darme cuenta de que, aunque necesitaba cambiar algunas áreas de mi vida, quien soy yo nunca cambiará.

Cuando una persona tiene una naturaleza basada en la vergüenza, como yo lo hice, se convierte en la fuente o raíz de muchos complejos problemas internos, como la depresión, la soledad, el aislamiento y la alienación. Todos los tipos de trastornos compulsivos tienen sus raíces en la vergüenza: drogas, alcohol y otras adicciones químicas; trastornos de la alimentación como la bulimia, la anorexia y la obesidad; adicciones al dinero como la tacañería y el juego; perversiones sexuales de todo tipo; la lista es interminable.

Por ejemplo, la adicción al trabajo es un desorden muy destructivo en nuestra sociedad actual. Hay personas que son tan adictas al trabajo que nunca pueden disfrutar de la vida. A menos que estén trabajando día y noche, se sienten irresponsables. De hecho, algunas personas son como yo: si se divierten, se sienten culpables por ello.

Otro ejemplo de un desorden destructivo es el perfeccionismo. Algunas personas son atormentadas por el perfeccionismo debido al abuso o alguna otra situación negativa en el pasado. Siguen tratando de ser perfectos para ganarse la atención y el afecto que sienten que se les negó. Las personas que viven con adicción al trabajo y perfeccionismo se preparan para el fracaso. Establecen estándares irrazonablemente altos para ellos mismos, y cuando finalmente fracasan, se sienten mal consigo mismos. Hacen cronogramas imposibles y luego hacen que ellos mismos, y todos los que los rodean, se sientan infelices porque constantemente viven apurados.

Adictos al trabajo y perfeccionistas son solo dos ejemplos de los tipos de personas que realmente no han aprendido a simpatizar simplemente con quiénes son. La vergüenza, debido a algo que pudieron haber hecho en el pasado, les causó disgusto. Recuerda, debe separar tu hacer de quien eres. Eres un individuo único y especial, con talentos y habilidades dados por Dios. ¡Y aunque hayas cometido errores en el pasado, es hora de seguir adelante y aprender a quererte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here