Buscando A Dios

0
88

Mi alma se aferra a ti; tu mano derecha me sostiene. —Salmos 63:8

Recuerdo el vacío que sentí hace años cuando me di cuenta de que a veces tenía una felicidad temporal, pero no una alegría profunda y satisfactoria. Mi relación con Dios era muy parecida a la de los israelitas, que solo podían ver a Dios desde la distancia mientras Moisés hablaba con Dios cara a cara. Quería caminar más de cerca con Dios, pero no tenía idea de cómo hacerlo.

Quizás estés experimentando lo que yo pasé. Viví de acuerdo con la ley, haciendo las cosas que enseñaba mi iglesia y esperando que mi rutina de buenas obras me trajera la paz, el gozo y el poder espiritual que promete las Escrituras. En cambio, me sentía profundamente desanimada porque nada parecía estar funcionando. No fue hasta que aprendí a dejar de tratar de «hacer» tanto por Dios y simplemente «estar» en relación con Él que comencé a vivir con la paz y el deleite del Señor.

Si deseas las bendiciones y el poder de Dios, anímate y búscalo. Deja a un lado otras cosas y ve tras Él. Haz lo que dijo David en el Salmo 27: 4: Comprométete a una sola cosa: la presencia manifiesta de Dios.

Lo único que realmente satisface el anhelo interior es conocer a Dios íntimamente hoy más que ayer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here